La brutal subida del IVA ¿Tiene remedio o no lo tiene?

Sería impensable que este artículo no hablase de la subida del IVA, de la brutal subida del IVA que afecta a los peluqueros. Vamos a dejar clara de entrada una cosa: hay quien está encantado con ello, aunque no lo crean: son básicamente los colegas del ramo de la estética. Y eso es porque ellos ya tributaban al tipo general del IVA, y en algunos servicios concretos, de esos que se solapan entre una y otra actividad (manicuras, maquillajes…) percibían la actividad de los peluqueros como de competencia desleal, ya que podían cobrar 10 puntos menos de IVA.

Eso se debió, sin duda, a que en su momento los representantes de los peluqueros se movieron mucho más diligentemente que los de los esteticistas, consiguiendo un éxito fulgurante en su pretensión de lograr el IVA reducido para los suyos.

Seamos prácticos: es altamente improbable que el gobierno reconsidere su postura. La última esperanza era el consejo de ministros del 31 de agosto, un día antes de que entrase en vigor el aumento. Y ese día no pasó nada, con lo cual una vez empezado a aplicar el nuevo tipo es casi imposible que se eche atrás.

Siendo así, háganme caso y apliquen aquel proverbio de Confucio (digo yo, aunque igual es de Buda, vayan ustedes a saber…) que dice “de lo que tiene remedio no hay que preocuparse, y de lo que no lo tiene ¿para qué te vas a preocupar?”. Sí, esto va un poco en broma, pero es que no nos queda otra. Interprétenlo como que hemos de jugar con las cartas que tenemos sobre la mesa, y que más allá de despotricar contra el ministro de turno lo que hemos de hacer es ver la forma de afrontar la nueva situación de la mejor manera posible.

¿Cuál es esa mejor manera? Pues analizar a fondo nuestros números para ver en qué medida podemos permitirnos repercutir íntegramente la subida al cliente, o si es éste el momento adecuado o conviene esperar un poco, o si la repercusión ha de ser solo parcial, o si nuestros márgenes resisten que absorbamos parte del incremento, o de qué manera podemos idear nuevas fórmulas para atraer a los clientes a nuestro negocio.

Como dicen en los programas de la tele con actividades peligrosas, “no lo intenten en sus casas”. Tradúzcanlo en su caso por “no lo intenten solos”. En serio, acudan a sus asesores y exíjanles que se comporten como tales aconsejándoles iniciativas y soluciones, no limitándose a contabilizar papeles y generar impuestos. Es la hora de los profesionales, porque lo que está en juego es muy importante: tal vez incluso la supervivencia de muchas de las empresas del ramo. Sean ambiciosos, y hasta si me lo permiten perversos: piensen que los que sobrevivan a esta brutal criba se encontrarán con un panorama mucho mejor, con menos competencia. Intenten estar en ese grupo, y déjense ayudar para ello. Hoy, el asesoramiento es más que nunca una inversión y no un gasto.

Le invitamos a acudir a las jornadas informativas gratuitas que organizamos para aportarle más información.  La próxima está prevista para el 17 de septiembre a las 9:45. En breve publicaremos todos los detalles en nuestras redes sociales.

Anuncios

2 pensamientos en “La brutal subida del IVA ¿Tiene remedio o no lo tiene?

  1. A mi me parece desastroso la subida del iva,sobretodo para la peluqueria pequeña de barrio que es mi caso,pero lo peor es que hay una guerra de precios la cual para mi oerjudica al profesional de toda la vida.No se puede tolerar que se cobre un corte de pelo a 10e.o ub tinte a10e…esto si que acabara por hundir a la peluqueria que no pueda tener estos precios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s