No es autónomo todo lo que reluce

Se está extendiendo la figura de los trabajadores autónomos. De hecho, la Seguridad Social nos facilita datos que demuestran que en los últimos años el sector de peluquería y estética no ha perdido personal ocupado, pero ha habido un importante trasvase de empleados en régimen general a autónomos.

Dentro de este colectivo encontramos a los denominados TRADE, es decir, los autónomos económicamente dependientes. Se caracteriza esta figura por ser trabajadores que, si bien encuadrados en el régimen de autónomos (RETA), trabajan de hecho para un solo cliente, del que al menos obtienen un 75 % de sus ingresos.

Aparentemente es una figura muy tentadora para un empresario. Parece presentar todas las ventajas y ningún inconveniente: trabaja en exclusiva para nosotros, no nos supone coste en seguros sociales, no se genera una indemnización enorme en caso de despido, si no trabaja no cobra, su retribución es enteramente variable en función de su productividad,… Sí, todo eso es cierto. Pero para que lo sea hay que adoptar una serie de medidas de precaución inexcusables.

Dice una frase propia de abogados (y del sentido común, por otra parte) que las cosas son lo que son y no lo que se dice que son. Es decir, que por mucho que uno se autoproclame autónomo, si la realidad certifica otra cosa es esa realidad la que se impone. Por lo tanto, no basta con firmar un documento que diga que sí, que yo soy una empresa y tú eres un autónomo. El documento, el contrato, es importante, por supuesto, de hecho es obligatorio y se registra en las oficinas de empleo. Pero si luego resulta que el autónomo está obligado a cumplir el horario de mi salón, viste el uniforme de mi salón, cobra cada mes lo mismo, hace su mes de vacaciones anuales, etc., cualquiera concluirá que en realidad es un trabajador encubierto. Y el problema no es que cualquiera llegue a esa conclusión: el problema es que ese cualquiera sea un inspector de trabajo.

Un autónomo, como su propio nombre indica, tiene autonomía para la realización de su propio trabajo, y ha de tenerla para la generación de su propio beneficio. Ese es el precio que hemos  de pagar por tener con nosotros un autónomo y no un trabajador asalariado. Por supuesto que el empresario (cliente en este caso) marca unos ciertos límites: no tiene sentido que su autónomo cobre unas tarifas totalmente distintas a las del salón. No parece aceptable que use unos productos distintos a los del centro. Pero aparte de estas cuestiones que son de pura lógica, el autónomo es libre para desarrollar su trabajo, y eso puede suponer un cierto grado de incomodidad para la empresa.

Y cuidado con otra cosa: asegúrense siempre, constantemente y tantas veces como sea necesario, de que el autónomo sigue siéndolo y está al corriente de sus obligaciones. Porque si bien hemos dicho que los documentos no bastan, sí que resultan imprescindibles. No sería el primer caso de un autónomo que nos demuestra su alta de actividad, firma el contrato con nosotros y acto seguido deja de pagar, se da de baja, y se convierte de hecho en un trabajador nuestro sin nosotros saberlo.

En resumen, pues: el autónomo es una figura legal muy tentadora como colaborador externo de las empresas, pero la gestión de esta relación encierra riesgos importantes, que se pueden traducir en sanciones, cotizaciones y recargos. Asumamos la figura del autónomo con sus pros y sus contras, y cubrámonos las espaldas con una protección jurídica adecuada al redactar el contrato. Y en la duda, recurramos a una empresa o cooperativa que sea la que nos facilite el personal, autónomo o no: será siempre un proveedor externo que nos evitará problemas.

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “No es autónomo todo lo que reluce

  1. Pingback: No es autónomo todo lo que reluce | BEAUTY TODAY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s