Una sentencia

sentencia laboral

Una sentencia laboral

Es cómodo y fácil quejarse de los jueces. En ocasiones, por qué no decirlo, es incluso justo. Son humanos, se equivocan. Y algunos son muy humanos y se equivocan mucho…

Creo que no hace mucho me refería al caso de los nuevos contratos para emprendedores, que contemplaban un período de prueba de un año, muy superior por tanto al que prevé la mayoría de convenios colectivos. Y les decía que algunos jueces altamente ideologizados estaban dictando sentencias que declaraban inconstitucional ese precepto, y por tanto despidos nulos o improcedentes las comunicaciones empresariales de no superación del período de prueba.

En honor a la verdad hoy he de decir que afortunadamente hay jueces que se limitan a aplicar la legalidad sin pretender ahormar la realidad a sus convicciones políticas. Hace unas semanas tuvimos la alegría de ganar para nuestro cliente, un reconocido centro de belleza de Madrid, un pleito instado por una trabajadora a la que se comunicó que no había superado el período de prueba transcurridos unos ocho meses desde su contratación. Se trataba de un puesto de administración de una cierta responsabilidad y la magistrada entendió que en estas circunstancias era razonable entender que ocho meses era un periodo necesario para comprobar si la trabajadora encajaba o no en el puesto.

Y por supuesto dejó claro que el decreto que establecía este tipo de contratos era perfectamente legal, y que en todo caso procedía ver caso por caso si un período de prueba prolongado era excesivo o no, a la luz de las responsabilidades propias del puesto. Así, por ejemplo, hay una sentencia de un juzgado de Barcelona que establece que un trabajador que fue contratado para mover neumáticos de una parte a otra de un almacén no requiere un período de prueba prolongado para evaluar sus capacidades.

Eso me parece correcto: no es lo mismo mover neumáticos usados en un descampado que preparar informes de rentabilidad de un salón u hojas de servicio de las diferentes esteticistas y su seguimiento. Por tanto es legal que se establezcan por ley periodos de prueba más amplios que los previstos en los convenios, siempre y cuando su aplicación práctica se adapte a las características personales y laborales de cada caso.

Así, sí. Lo otro suponía una absoluta falta de seguridad jurídica para el ya de por sí sufrido empresario, que contrataba confiado en que estaba dentro de la ley y, a posteriori, descubría que algunos jueces, en lugar de aplicar la legalidad, se dedicaban a crear una nueva.

Anuncios

Un pensamiento en “Una sentencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s